Uno más en casa
Menú
Uno más en casa
Menú

Leptospirosis en perros

La leptospirosis, también conocida como el tifus del perro, es una enfermedad infecciosa que afecta a los caninos y, en menor medida, a los felinos. Si no se trata a tiempo puede convertirse en una enfermedad mortal para las mascotas y la familia, que también está propensa a su contagio.
leptospirosis
Índice del artículo
5/5 - (2 votos)

¿Qué es la leptospirosis?

La leptospirosis es una enfermedad bacteriana que afecta a animales y seres humanos. Se transmite a través del grupo de bacterias Leptospira, que a pesar de ser universales son más comunes y activas en lugares y temporadas de altas temperaturas. En el caso de los perros, se ven principalmente afectados por dos tipos de Leptospira: Canicola e Icterohaemorrhagiae.

La bacteria es altamente contagiosa y su ciclo de vida es largo, antes de entrar al organismo puede sobrevivir semanas en el agua o en la tierra. Los animales que viven y tienen contacto frecuente con el exterior son más propensos a esta bacteria. Hay una incidencia bastante baja en los gatos y la sintomatología en ellos suele ser más leve. 

Causas de la leptospirosis

La leptospirosis es causada por un grupo de bacterias de origen y presencia universal. La forma de contagio es a través de la orina de los animales infectados y el contacto directo o indirecto con este fluido. Las mascotas pueden entrar en contacto con la bacteria a través de agua o alimentos contaminados con la orina de un animal enfermo.

Los roedores son los transmisores más potentes de esta bacteria. Estos pueden orinar en cualquier espacio y hacer que los animales o incluso los humanos puedan entrar en contacto directo con la enfermedad. Los perros también pueden contagiarse si andan sobre charcos o nadan en piscinas contaminadas.

Síntomas de la leptospirosis

La leptospirosis puede afectar gravemente el hígado y los riñones de la mascota, pero son fallas que suelen presentarse cuando la enfermedad está avanzada. La mayoría de animales pueden ser asintomáticos y presentar síntomas muy leves, por ello es importante estar atentos y visitar periodicamente al veterinario. 

Los síntomas relacionados a la leptospirosis son los siguientes:

  • Inapetencia
  • Vómito y diarrea
  • Fiebre
  • Tos
  • Decaimiento
  • Temblores
  • Hemorragia nasal
  • Orina oscura y en grandes cantidades
  • Dolor al orinar
  • Aliento con olor a orina
  • Ulceras en la boca
  • Deshidratación
  • Problemas respiratorios

Diagnóstico de la leptospirosis

La mayoría de mascotas suelen ser asintomáticas al inicio de la enfermedad y lo primero que pedirá el veterinario será el historial médico y el estilo de vida del canino para analizar si existió alguna posibilidad de contagio. El veterinario podrá hacer diferentes estudios médicos: exámenes de orina y análisis de sangre.

El examen de sangre más utilizado es el test de aglutinación microscópica, el cual cuantifica los anticuerpos desarrollados por el animal en contra de las bacterias Leptospira. Una vez la enfermedad es detectada, los veterinarios prefieren mantener un pronóstico reservado debido a las altas tasas de mortalidad de la patología avanzada.

Tratamiento de esta enfermedad


La leptospirosis debe ser tratada con antibióticos que ataquen y maten a las bacterias, y mientras más rápida sea la detección más efectivo será el tratamiento. Dependiendo del avance de la enfermedad, el veterinario determinará la cantidad y la dosis suministrada.

El antibiótico más utilizado para tratar esta enfermedad es la penicilina y si el perro se encuentra muy débil deberá ser hospitalizado para recibir hidratación y tratamiento intravenoso. Cuando existe insuficiencia renal o hepática, deberán suministrarse un tratamiento paralelo que rehabilite el buen funcionamiento de los órganos. 

Prevención de la leptospirosis

La leptospirosis cuenta con vacunas para perros, por tanto, debes asegurarte de cumplir con todos los protocolos de vacunación y desparasitación de tu mascota con pastillas para desparasitar perros. Es importante validar con el veterinario que esta vacuna está incluida en el plan definido, ya que en las zonas consideradas de bajo riesgo no siempre la incluyen como obligatoria.

De igual forma, debes evitar que tu mascota salga a pasear en zonas con charcos, pantanos o lagos propensos a contener agua contaminada. Es importante cuidar el aseo de la casa y asegurarte que no existan roedores callejeros que orinen en el suelo y expongan a las mascotas y a la familia a estas bacterias.

Comparte esta publicación
Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email
Share on pinterest
Share on whatsapp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Encuentra los gadgets más tecnológicos que te harán la vida más fácil.

Collares Gps, bebeberos y comederos automáticos, cámaras de vigilancia…todo para que tu mascota sea Uno más en Casa.

Tenemos hasta tazas y camisetas que dicen ¡No Pet, No Party!